• Ayuntamiento de Calanda

    En las calles de Calanda se pueden encontrar edificios de estilo renacentistas, como la Casa de la Villa, luciendo en su fachada lateral frescos de estilo rococó, pintados en 1704, dedicados a los ilustres hijos del pueblo, como D. Francisco Cascajares.

  • Melocotón

    Regado por los ríos Guadalope y Guadalopillo, el término municipal tiene una huerta riquísima, que produce el famoso Melocotón de Calanda.

  • Semana Santa

    Cada año al “Romper la Hora” se percibe una emoción, una energía diferente en el ambiente: es el espíritu de todo un pueblo que un año más se dispone a llenar una página en el libro de su historia.

  • Calanda

    La sierra de la Clocha observa el devenir de las gentes de Calanda: los frutos de su trabajo en el campo, sus tradiciones, sus hijos más ilustres, y su historia, pero a la vez es testigo del prometedor futuro que la Villa tiene delante.  

  • El Desierto

    Entre los parajes tan dispares que rodean Calanda, sin duda, el más peculiar es el Convento del Desierto. Debe su nombre a su aislamiento entre pinares y el difícil acceso hasta él. Los Carmelita Descalzos encontraron aquí la quietud necesaria para sus rezos y trabajos.

     

  • Luis Buñuel

    De entre los hijos más ilustres de Calanda, es Luis Buñuel el más internacional. Llevó siempre consigo el nombre de su pueblo natal, como así se refleja en muchas de sus películas. El Centro Buñuel Calanda nos acerca la figura de unos de los directores de cine más importantes del mundo.

     

SEMANA SANTA 2017

Una vez iniciada la Cuaresma, la vida de los calandinos se va acompasando poco a poco con los redobles de los tambores y bombos. Las Cofradías empiezan sus ensayos, la Coordinadora de Semana Santa última detalles y poco a poco el pueblo entero se va transformando esperando el mágico momento de las 12 del mediodía de Viernes Santo. Es la Rompida de la Hora.

Cientos de tamborileros y visitantes se agolpan en la Plaza de España y en las calles y plazas adyacentes. Poco antes de mediodía, el gran bombo se sitúa frente a la casa que fuera de Luis Buñuel, uno de los grandes valedores de la Semana Santa calandina y a las doce en punto, el silencio más absoluto se transforma en el armónico estruendo de los calandinos redoblando sus tambores y bombos.

A partir de ese momento y hasta las dos de la tarde de Sábado Santo, las procesiones recorren las calles de Calanda. Cofradías, Putuntunes, Hebreas, Penitentas, y un sinfín de calandinos llenan las calles de tradicionales redobles heredados de generación en generación. Túnicas moradas inundan Calanda hasta el sobrecogedor Fin de los Redobles, y empieza de nuevo la cuenta atrás hasta el siguiente Viernes Santo. 

VISITA LA WEB DE LA SEMANA SANTA DE CALANDA

BLOG DE LA COORDINADORA DE SEMANA SANTA

Otras webs del Ayto. de Calanda  
 
Semana Santa en Calanda                 Centro Buñuel Calanda